Recuperan plaza y paradero en Sarita Gajardo

En el marco del Programa “Quiero mi Barrio”

Con una inversión cercana a 68 millones de pesos, la obra “Plaza de la Relajación y mejoramiento zona paradero Plaza Armonía” tuvo como objetivo mejorar un espacio que se encontraba deteriorado y que generaba inseguridad en la comunidad.

Vecinos junto a autoridades locales y regionales valoraron la ejecución de la nueva obra “Plaza de la Relajación y mejoramiento zona paradero Plaza Armonía” en el sector de barrio Sarita Gajardo de Chillán, mejoramiento que se enmarca en el Programa de Recuperación de Barrios “Quiero mi Barrio” del Ministerio de Vivienda y Urbanismo, y que es llevado a cabo en conjunto con la Municipalidad de Chillán.

La obra urbana se emplaza en pasaje Domeyko entre calles Pilcomayo y San Pedro de Atacama del sector y contempló la apertura de la plaza hacia el entorno, nuevo mobiliario urbano, paisajismo, área de descanso, juegos infantiles, área de pavimento blando para ejercicios al aire libre, control de acceso de vehículos, mejoramiento del paradero y reforzamiento de iluminación, lo que se tradujo en una inversión de $68.046.464.

Fue a través de este programa arquitectónico que se mejoró el terreno que presentaba vestigios de equipamiento mobiliario y un sector enrejado, lo que generaba inseguridad en los vecinos del sector.

Al respecto, el Seremi de Vivienda y Urbanismo de Ñuble, Carlos Urrestarazu, declaró que “desde 2018 que estamos trabajando con el Programa ‘Quiero mi Barrio’ en Sarita Gajardo, un programa que beneficia en materia de obras, equipamiento y que también busca fortalecer el tejido social. Y en esta oportunidad, estamos contentos de que la comunidad cuente con esta área renovada, que da respuesta a la solicitud de los vecinos y que se potenciará a través del Plan de Gestión Social del Quiero mi Barrio”.

En la misma línea, el alcalde de Chillán, Camilo Benavente, señaló que “son obras particularmente valiosas pues emergen de decisiones tomadas en conjunto con la comunidad y creemos que ese debe ser el enfoque de las políticas públicas. El carácter participativo es un elemento diferenciador y que da pertenencia a los proyectos colectivos. Como Municipalidad tenemos el convencimiento que debemos trabajar de manera colaborativa bajo esta mirada, por lo que la obra inaugurada con Quiero mi Barrio en Sarita Gajardo es un gran ejemplo del trabajo a seguir”.

Para Fernando Márquez, presidente del Consejo Vecinal de Desarrollo del sector, esto es un significativo avance para el barrio: “Estamos muy contentos porque ya se ejecutó esta segunda obra del Programa ‘Quiero mi Barrio’, que significó hermosear nuestro entorno y también tener un espacio de encuentro entre vecinos”, comentó.

Intervención social

            Además del programa arquitectónico, la obra se intervino a través del Plan de Gestión Social del Programa “Quiero mi Barrio”. Se pintó un mural dedicado al medioambiente, actividad que se desarrolló en conjunto con el Jardín Infantil y Sala Cuna “Domeyko” ubicado en el sector y que involucró a niños, adultos y adultos mayores.

            Así también, desde el mes de septiembre el Programa está llevando a cabo el Taller de Mosaico, donde las vecinas junto a la monitora Fabiola Díaz decorarán el nuevo paradero y otros elementos de esta plaza con esta técnica de cerámica. Se tratan de iniciativas que buscan brindar un área verde acogedor, especialmente dedicado a niños, niñas y adultos mayores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *