Coronavirus, nuestra actual Batalla de la Concepción

Hace 138 años entre el domingo 9 y el lunes 10 de julio de 1882, se desarrolló la batalla en los Andes centrales de Perú entre tropas chilenas y peruanas, estas últimas apoyadas por milicianos, en la localidad de Concepción, capital de la provincia homónima en el Departamento de Junín.

En dicha batalla 77 valientes jóvenes de entre 16 y 18 años, resistió y batalló durante dos días el ataque de al menos dos mil soldados peruanos,  y que tuvo como lamentable desenlace la muerte de todo el contingente chileno. Este acto de patriotismo y valentía demuestra y demostró que el chileno siempre antepone sacrificio patrio por sobre el bien personal, y hoy bajo esta pandemia no debe ser y no ha sido la excepción, donde si bien no somos esos 77 valerosos soldados, si nos debemos reflejar en ellos y hacernos de sus fuerzas, porque hoy cómo país estamos luchando y combatiendo contra un enemigo invisible como lo es el Covid-19.

La Batalla de la Concepción fue una demostración de gallardía única, pero que refleja fielmente lo que somos como chilenos, como patriotas y como sociedad, que se ha construido a pulso, a base de esfuerzo y sacrificio, y que a lo largo de su historia se ha levantado una y otra vez, porque, para nadie es un misterio que Chile ha sabido sortear y ha sabido levantarse de terremotos, catástrofes, aluviones, inundaciones, tsunamis, etc. Y hoy debemos demostrar que sabemos pelear y que sabemos levantarnos.

La batalla a este virus está lejos de terminar, hoy vemos pequeñas luces de esperanzas, pequeños atisbos de mejoría, pero que en ningún caso nos debe llamar al triunfalismo o a creer que la pandemia se terminó y que podemos volver a la normalidad, eso no es así y lo debemos tener claro.

Hoy en la conmemoración de la Batalla de la Concepción debemos honrar una vez más a nuestros valientes soldados y tomar un pequeño trazo de su sacrificio para seguir combatiendo a este virus que ha resultado ser fuerte y combativo, pero no hay que decaer, el chileno es fuerte, es obstinado, de un corazón poderosos y hoy tenemos 77 almas que nos protegen y que nos dicen que Chile saldrá adelante una vez más, demostrando el porqué de su noble historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *