Hoy es el momento de la unidad de nuestro país.

Ya ha transcurrido un mes desde que el país se vio envuelto en una serie de manifestaciones, en su mayoría pacíficas, y en otras ciertamente condenables, pero más allá de lo anterior, hoy lo más importante es llamar a la unidad de nuestro país, a la unidad de Chile y sus ciudadanos.

Claramente nadie puede estar ajeno a  la realidad que el país ha vivido desde hace cuatro semanas, hoy el país y la ciudadanía nos está demandando cambios inmediatos y cambios estructurales, y nuestro deber como sus representantes es velar por generar los cambios, pero estos deben ser estudiados en su forma, fondo y viabilidad, caer en la aprobación de proyectos sólo por mejorar la imagen, es caer en el populismo, y eso no corresponde, al día de hoy las demandas son muchas y variadas, y todas tienen su peso y mérito, pero todo no se puede hacer de manera inmediata, porque hay que elaborar, desarrollar, ver costos, antes de presentar proyectos, queremos y estamos escuchando a la ciudadanía, de eso no cabe duda alguna.

La Nueva Agenda Social que ha dado a conocer el Presidente Piñera, apunta al corazón de las necesidades manifestadas por la ciudadanía, con una nueva política en materia de medicamentos, pensiones, ingresos, impuestos y estabilización, no cabe duda, que no será lo único, pero para avanzar hay que empezar, y esta nueva agenda apunta hacia una dirección de mayor equidad, la ciudadanía se ha manifestado, y el Gobierno y el mundo político ha escuchado, todos hemos escuchado.

El llamado hoy en día, y más bien el único llamado hoy es a la unidad, hay sectores que apenas se anunció esta nueva agenda, salieron a criticarla, todo es modificable y mejorable, pero partir criticando sin un análisis profundo, sólo es populismo y buscar el apoyo inmediato, esta agenda apunta a un nuevo acuerdo, el de trabajar para poder generar las equidades que la ciudadanía está pidiendo mediante las manifestaciones pacíficas, ir en la dirección contraria no contribuye a trabajar por un nuevo Chile.

Nadie puede condenar la crítica, la opinión, la observación, ni las mejoras o propuestas  que un sector contrario al Gobierno pueda plantear, pero debe tener sustento y fundamento, aquí lo importante y lo único importante es generar las herramientas y las condiciones necesarias para así responder a las demandas sociales planteadas por la ciudadanía.

Finalmente pero no menos importante, sino que todo lo contrario, cuando la sociedad, cuando la clase política, el Gobierno, los empresarios, los actores sociales, cuando todos deciden trabajar por el país es cuando Chile crece, y hoy más que nunca el estar unidos por sacar a nuestro país es lo más relevante y trascendente, discutamos, confrontémonos, debatamos, pero al final del día lleguemos a acuerdos, no por nosotros o por un tema de imagen, sino por cada uno de quienes hoy quieren que Chile sea un país más unido y equitativo, porque eso es lo que quiere todo el país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *